D’esquierdes… y federalista

La Nueva España (24/01/2006)

Faustino Zapico

Lleo y plasmo cola la tribuna d’Avelino Alonso titulada «Los mansos», en LA NUEVA ESPAÑA, onde l’autor amuesa la so estrañeza énte la esistencia de la esquierda federalista. Pelo que se ve, pal sorprendíu Alonso la esquierda siempre fo xacobina, y agora, por xenial descubrimientu de Gaspar Llamazares, resulta que nun lo ye, sinón que ye federalista.

En rialidad, más sorprendíu quedó quien esto escribe siendo Avelino Alonso director d’un Atenéu -el de La Calzada- nuna ciudad, Xixón, de fonda tradición federalista. Y ye que, anque dellos nun quieran darse cuenta o fagan que nun se dan, la primera esquierda qu’hubo n’Asturies -y n’España- foi la federal, nacida como reacción democrática al centralismu y al elitismu lliberal. Republicanos federales foron los que gobernaron en Xixón, Asturies y España cuando la brevísima I República. Foron el primer partíu de la esquierda asturiana nel postrer cuartu del sieglu XIX y una fuercia curiosa nel primer tercio del XX. Foron los primeros n’organizar a los obreros como talos (¿nun abulta llamativo que’l director d’un atenéu xixonés ignore que la decana de les instituciones culturales de la ciudá, l’Atenéu Obreru, fuera fundáu polos federales?). Fueron los únicos, xunta los socialistes, n’oponese a la inxusta y llaceriosa guerra de Cuba. Fueron los primeros en vindicar na nuestra tierra la Comuna de París (revolución obrera… y federalista).

El federalismu como modelu políticu nun sólo fo bandera de los republicanos federales, sinón que fo imitáu en mayor o menor midida por bona parte de les restantes esquierdas asturianes. Asina, a lo cabero del sieglu XIX les esquierdes tradicionalmente centralistes sumábense a la iniciativa federalista de redactar una Constitución asturiana abiertamente federalizante, qu’incluyía, aparte de la plena soberanía fiscal (ríase usté del Estatut), la entrega a les asociaciones obreres de les tierras incultes y les mines. ¿Serín unos lliberal-conservadores mazcaraos? El PSOE pasó a partir de 1918 a defender -ensin muchu aquel, eso sí- un modelo federal. Lo mesmo fadría’l PCE depués de la so fundación, inspiráu nel modelu soviéticu (¿O nun mos alcordamos de que la URSS yera una federación de repúbliques?). En 1919 el Conceyu de Mieres, a iniciativa del so alcalde, l’históricu socialista Manuel Llaneza, ellaboraba unes «Bases pa l’autonomía d‘Asturies» de claru conteníu federalizante, incluyendo otra vuelta la soberanía fiscal (quién lo diría, viendo la actual FSA). En 1931, cuando se proclama la II República, la bandera que cimbla na casa conceyu de Xixón ye… la republicana federal (de cinco colores y non de trés, como la que sería bandera oficial), y once conceyales de la nueva Corporación yeren republicanos federales. Esi mesmu año saldrín elexíos por Asturies trés diputados federalistes, ún pola Conxunción Republicano- Socialista y otros dos na candidatura d’esquierda radical de federales y sindicalistes agrarios, que cuntó col sofitu de la CNT. Ente esos diputaos electos taba Eduardo Barriobero, abogáu, cenetista y presidente del Partíu Republicanu Federal dende 1936 hasta’l so fusilamientu poles tropes franquistes en Barcelona, en 1939. Pa rematar, l’alcalde de Xixón cuando la guerra civil sería Avelino González Mallada, de CNT y federalista, caña llibertaria. ¿Serín toos ellos reaccionarios?

Preste o non, las esquierdes asturianes del sieglu XIX y bona parte del XX fueron federalistes, porque asociaben la federación cola democracia, col poder d’abaxo p’arriba, cola participación popular. ¿Será eso reaccionario? ¿Serálo talantar qu’un Estáu debe esistir pola llibre unión de los sos habitantes?

Cuando morrió Franco, tola esquierda, dende’l el PSOE a la más radical, reivindicaba la República federal. Depués, como otres tantes promeses, contentóse con esti unitarismu descentralizáu que consagra la Constitución de 1978 y que ye fonte d’agravios y discriminaciones. Asociar centralismu con solidariedá ye absurdo: el franquismu yera centralismu n’estáu puro y yera fonte de fondes discriminaciones y desequilibrios sociales y territoriales.

Paez qu’anguaño vuelve a tar de moda’l federalismu. Hasta’l presidente Areces diz que lo ye, anque la so práctica desmienta radicalmente esa afirmación, como tantes otres. Lo mesmo pasa col restu de la esquierda plural que mos gobierna, que dexa pa prau el federalismu cuando ta en xuegu ocupar un par de conseyeríes. Sicasí, la mesma necesidá de vestise cola ropa federal apurre una idea de que nun ye una idea ni esótica ni pasaxera na tradición d’esquierda.

Ye lexítimo presentase como d’esquierdes (selo ye otru cantar) y defender el centralismu (incorrectamente entendíu como sinónimu de xacobinismu), pero ye absurdo presentar eso como la única forma posible de ser d’esquierdes: básicamente, porque implica desterrar d’esi conceptu a la inmensa mayoría de les esquierdes que nesti país foron. Los qu’anguaño siguimos siendo, ente otres coses, siguidores de Pi y Margall sabemos que nun tamos inventando nada, sinón únicamente actualizando lo que la primera esquierda asturiana tuvo la chapeta de ser: federalista.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Tradición republicana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s