Tertulia Pachín de Melás: Republicanismu en Xixón. Ayeri y güei

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Resumen de la tertulia del 17 de febreru de 2012

Na que participaron

  • Sergio Sánchez Collantes

Historiador xixonés espertu en Republicanismu n’Asturies. Autor de

  • Rafael Velasco Rodríguez

Miembru de la Federación Asturiana Memoria y República FAMYR

Presentó: Faustino Zapico

Faustino Zapico

Facemos por fin esta tertulia dende tantu tiempu querida, siendo esti’l meyor mes pa facela, el mes de febreru, que fue, per munchos años el mes republicanu hasta’l 14 d’abril del 31, porque’l 11 de febreru celebróse’l 139 aniversariu de la primera república española, colo que ye un bon momentu pa falar de republicanismu ayeri y güei, falar de la tradición republicana nel Conceyu de Xixón, que fue’l ñeru republicanu más importante d’Asturies, en sin escaecer por ello’l d’Uviéu, que ta inxustamente escaecíu y hai que dicilo.

Y amás de ser Xixón el ñeru republicanu más importante d’Asturies, tamién fue un de los más importantes de tola península, nun solo d’España, sinón insisto, de tola península, porque cuando’l republicanismu tenía fuerza abonda en Xixón, el republicanismu en Portugal tovía taba nuna situación más precaria de lo que taba nesti Conceyu.

Y, precisamente pa falar d’eso, del republicanismu ayeri y d’esa tradición republicana y tamién del republicanismu güei, del ‘horizonte’ republicanu que s’abre, y posiblemente s’abre más que nunca dende que carecemos esta segunda restauración [conozse como Restauración o Restauración borbónica a la etapa política desarrollada baxo sistema monárquicu que s’estendió entre finales de 1874, momentu del pronunciamientu del xeneral Arsenio Martínez Campos que dio fin al periodu de la Primera República Española y el 14 d’abril de 1931, fecha de proclamación de la Segunda República], tanto, posiblemente, pola crisis y la conciencia de la xente, que camienta que, en tiempu de crisis, ¿pa qué necesitamos una monarquía?, sobre too cuando ta enllena de chorizos y de lladres, inclusu vemos a miembros de la familia real correr delantre les cámares, cosa qu’enxamás pensara que díbamos a acabar viendo, hai que reconocer que cuerren muncho y que cuerren bien, ta bien sabelo por si tienen que correr más o más tiempu.

Y tendríamos que dicir tamién del republicanismu mañana. En qué midida ye posible, tanto recrear la tradición republicana como qué ye lo que necesita’l republicanismu como corriente política actual, pa l’Asturies d’anguañu.

Y pa eso tenemos estos dos invitaos que ye a los que-y voi ceder la palabra. Tenemos equí al compañeru Sergio Sánchez Collantes, acabante de ser doctor pola Universidá d’Uviéu, de lo que tenemos que congratulanos toos, con una tesis inmensa tanto en tamañu como en conteníos y en valir s’esos conteníos, sobre republicanismu del sieglu XIX y primeros del XX.

Y al compañeru Rafa Velasco, que ye abogáu y miembru de FAMIR, la Federación Asturiana Memoria y República, col que llevo más de venti años d’amistá y de militancia y non-militancia política conxunta.

Colo que pa min ye especialmente prestoso presentar esta tertulia, tanto pol tema como polos ponentes y ya en sin más, cedo-y la palabra en primer llugar al compañeru Sergio.

Sergio Sánchez Collantes

Bono, pa nun dime poles rames, voi dar unes pincelaes de lo que representó’l republicanismu en Xixón hasta principios del sieglu vente, anque  llueu, si queréis, puedo ampliar alguna cosa.

Lo primero ye dicir dende cuando hai republicanos en Xixón y n’Asturies, esto ye importante  señalalo porque, normalmente, cuando s’estudia Historia, y ya non nel institutu, que se dan cuatro coses, si non inclusu na carrera, la verdá ye que los demócrates y los republicanos, fuera de la primera república, nun apaecen por dengún llau. Los temarios van cambiando, pero podíes oyer falar de moderaos, progresistes, lliberales y tal, pero nun se falaba del momentu en qu’apaez la democracia n’España.

No que respecta a Asturies, el puntu de partida podríamos allugalu a finales de los años cincuenta, en 1859, 1860, 1861. Nesos años ya se puede documentar nos periódicos asturianos la esistencia de grupos ideolóxicamente homoxéneos, nel sentíu de defender ciertos postulaos democráticos, anque llueu fueran, doctrinalmente, mui diferentes entre ellos, y les idees que defendíen yeren la llibertá de prensa, la llibertá d’espresión, el sufraxu universal, daquella masculín, la separación de la ilesia y l’estáu, la llibertá de cultu, la supresión de les quintes y los consumos, que yeren dos cargues que cincaben especialmente a les clases populares. Les quintes yera’l serviciu militar y los consumos yera un impuestu indireutu qu’encarecía muncho los productos de primera necesidá. Taben en contra de la pena de muerte, de la esclavitú,… y toa una serie de cuestiones qu’entamen a defender a principios de los años sesenta organizándose ya en comités del partíu, primero yera’l partíu democráticu y llueu ya’l partíu republicanu federal.

Y la nota más importante qu’espuntaría yera qu’elexíen democráticamente. Los militantes votaben y toos podíen elexir y ser elexíos, esto nuna época en que’l sufraxu universal direutu nun esistía nin esistiera nunca n’España. Taba aquello del sufraxu censitariu, que nun ye que votaren pocos, ye que votaba una ruina minoría, igual un tres por cientu nel meyor de los casos, na más los que teníen perres. Y esto contribuyía a estender los hábitos democráticos, de participación, d’autoxestión, sobre too nes clases populares. Y los demócratas cumplieron esti papel tan importante.

A la hora d’esparder estes idegues, en Xixón, igual que n’otres ciudaes, hai una serie d’exes básicos. En primer llugar la prensa. La prensa yera fundamental, inclusu pa los que nun sabíen lleer, porque siempre había daquién que pudiera lleé-yosla, o que ya la lleera y comentaba les coses na tabierna, nel llugar de trabayu, nes sociedaes de socorros mutuos…, en mil sitios. Y les idegues circulaben tamién en cualquier llugar nel qu’hubiera un republicanu que falara d’elles. Hai que tener en cuenta que, a partir de la revolución del 68 hai un periodu de seis años nel que les llibertaes que se conquisten nun se teníen d’anantes, podía publicase prensa en sin trabes llegales (salvo en dellos momentos que nun da tiempu tratar equí), los clubs republicanos apaecen ya con esi nome, había clases gratuites pa los obreros nesos clubs republicanos. Por exemplu en Xixón, Eladio Carreño, que podríamos dicir que yera’l republicanu más célebre de tol sieglu XIX, qu’amás muerre col sieglu, en 1901, dio clase, igual qu’otros podíen dar clase d’historia, de xeometría, d’aritmética, d’una serie d’asignatures a los obreros que nun recibieren instrucción primaria. Esti home daba una asignatura mui elocuente que se nomaba “lecciones de democracia”. O seya qu’amás de la instrucción primaria, enseñábase a los obreros lo que yeren los sos derechos y les sos obligaciones como ciudadanos. Esto nun ye denguna tontería, porque, cuando s’aprueba’l sufraxu universal, la xente nun sabía en qué consistía eso, qué yera votar, nun sé… que’l patrón t’intentara sonsacar a quien teníes votao…, y tu teníes que saber que podíes votar a quien quixeres, y teníes el derechu a nun deci-y a naide por quien teníes votao, y toes estes cuestiones que güei tamos mui familiarizaos con elles, pero naquella época nun furrulaba asina.

Estos republicanos, dende’l puntu de vista de la so estracción social, yeren mui variaos. En Xixón había, dende algún industrial y miembru de la burguesía, y que güei inclusu tien cais, como Tomás Zarracina o Vicente Innerárity, como obreros, menestrales urbanos, como zapateros, cerraxeros…y demás artesanos qu’había naquella época, que yeren la mayoría. Pero qu’hubiera variedá de clases nun quier dicir qu’eso fuera homoxéneo, qu’hubiera dos o tres miembros de la burguesía de fechu quier dicir que yeren la esceición de la so clase, normalmente nos republicanismos más avanzaos, como yera’l federal, yeren los menos y la masa yeren proletarios, obreros, pescadores…, cigarreres inclusu.

Les práctiques de sociabilidá qu’esta xente practicaba cumplieron un papel fundamental, nun solo a la hora de difundir les idegues entre ellos mesmos, si non sobre too a la hora de tresmitiles xeneracionalmente y asina, por exemplu, la fía d’un republicanu ya tenía munches papeletes pa terminar siendo republicana ella tamién, anque nun pasara siempre, yera mui común qu’estes idegues s’heredasen, porque criábeste nesi ambiente, llevábente dende pequeñu al círculu republicanu, ya inclusu casábeste colos fíos y fíes d’otros republicanos. Y al final surdíen d’ehí sagues de families. Da-vos cuenta que coincidíen nos bailles republicanos, nes velades republicanes, … y podíes topate entos a un rapaz de diez años que se consideraba republicanu, anque llueu-y entrugaras qué yera la república y nun tuviera nin idega. Él dicía que yera republicanu porque yera lo qu’aprendiera, y por exemplu, el primer banquete del once de febreru al que diba pa conmemorar la proclamación de la república yera pa él toa una esperiencia, y si ellí tomaba la palabra, ya nun te digo na, el so primer entierru civil, un matrimoniu civil, la inscripción civil d’un neñu nel rexistru… siempre evitando la intervención del cleru. Anque munchos republicanos fueran católicos y munchos diben a misa y vivíen nesa contradicción que güei nos sorprende, que criticasen a los cures y que llueu, al morrer, nun tuvieran un entierru civil, porque ellos, espresamente, quixéranlu católicu. Costaba muncho desprendese d’esi mieu al qué dirán y de les convenciones sociales  y demás cuestiones. Tamién ye verdá que munchos d’estos católicos nun defendíen exactamente, tal cual, los postulaos de la ilesia. Ellos falaben del cristianismu, y de que si’l primer republicanu fuera Cristo, de la igualdá, la fraternidá, lo que yera’l mensaxe del cristianismu orixinariu y distinguíenlo de lo que yera la ilesia católica, pero en sin llegar a romper con ella.

Y en Xixón, aparte de ser un nucleu fundamental dientro d’Asturies, destacó sobre tolo que yera’l republicanismu federal. Porque había varios republicanismos, anque nun habría que poner l’acentu no que los diferenciaba, porque nun dexaben de ser toos republicanos, y el republicanismu federal yera’l que diba más lloñe a la hora de reclamar reformes y cambios sociales. Por exemplu hai un programa socioeconómicu de los federales de 1872, anantes inclusu que se fundara’l PSOE, que ye tan avanzáu o más que lo que defendía’l PSOE, fuera de lo que yera la desapaición del estáu a llargu plazu, pero lo que ye’l programa de gobiernu inmediatu ta hasta calcáu d’esi testu del 72 del partíu socialista. Tolo que se refería a impedir la entrada de los neños menores de cierta edá nos talleres a trabayar, de les muyeres embarazaes, de llimitar la estensión de la xornada llaboral, d’aumentar el salariu, de multar y castigar a los patronos que teníen les fábriques y  les viviendes obreres en condiciones llamentables, de fallar los xuicios a favor de los arrendatarios y los colonos y non de propietarios y de los grandes terratenientes,… toes estes cuestiones defendíenles ya los republicanos federales en 1872. Y el fechu de que s’apruebe’l proyeutu de constitución pal estáu asturianu, y que l’asamblea que discuta esti testu tenga llugar en Xixón, cuando na mayoría de les rexones normalmente yera nuna capital de provincia, demuestra que Xixón yera la ciudá onde’l republicanismu federal tenía más pesu y onde los republicanos contábense por miles. Y esi testu, el proyeutu de constitución aprobóse nel añu 83, y llueu sometióse a votación polos republicanos d’otres rexones dos años dempués y recueye tolo que la xente pidía en términos de derechos sociales, políticos, civiles… y diendo más allá d’Asturies, llegó a defendese’l votu de les muyeres, y bono, equí n’Asturies tamién se defendía’l derechu de les muyeres a acudir a la universidá, lo que yera tremendamente avanzáo na década de 1880.  Pensái que nun había tanto que Concepción Arenal asistiera a clase disfrazada d´home. Y había otros casos de muyeres, por exemplu, el simple fechu de veles lleendo un periódicu resultaba ofensivo pa munchos, que siguíen oponiéndose a que les muyeres s’instruyeran. Y nesto, los republicanos, distinguiéronse d’otros sectores lliberales ya dende mediaos del sieglu XIX, fueron pioneros en defender esta idega, aun cuando nun cuestionaran los roles de xéneru tradicionales.

Y pa terminar ya estes pincelaes, hai que tener en cuenta que, anque falé na más del sieglu XIX, el republicanismu federal continua durante’l primer terciu del XX, y nos años trenta Xixón ye un d’esos focos, d’esos bastiones nos que n’España’l republicanismu federal tovía tenía fuerza durante la segunda república. En Xixón tovía hai republicanos federales organizaos nos años trenta, llogrando inclusu conceyalíes, y, anque nun fueren republicanos federales, tol movimientu anarquista y socialista, qu’en Xixón garra fuerza durante’l primer terciu del sieglu XX debe-y munchísimo al republicanismu federal, de fechu munchos de los sos cuadros dirixentes formáronse políticamente alrodiu del federalismu y llueu cambiaron d’ideoloxía polo que fuera. Hai que tener en cuenta que, inclusu definiéndose ellos mesmos como republicanos federales, dellos miembros del atenéu obreru, allá por 1885, combatíen el sistema capitalista como cualquier anarquista de la época.

La interpretación que se pueda facer del republicanismu queda ya pal debate, porque igual que yera mui polisémica naquella época, sigue siéndolo güei, de xuru más allá de sustituir al rei por otra forma de gobiernu na que’l xefe del estáu seya elexíu pol pueblu. En fin, creo que’l términu república güei debería tener munches connotaciones, delles inclusu que nin previeron aquellos republicanos del sieglu XIX.

Por exemplu, nos díes que vivimos, de recortes, de cuestionamientu de la soberanía nacional, nos que los estaos finquen les rodíes, nos que les decisiones nun se tomen equí, si non que se tomen fuera, llega un momentu en qu’igual nos tenemos que plantegar si les instituciones qu’en teoría son depositaries de la soberanía nacional nun tan respondiendo a aquellos que-yos dimos esa confianza… en fin, creo que’l términu república, republicanismu y los términos de soberanía nacional y d’instituciones representatives, toos estos conceptos resulten cada vegada más difíciles de conciliar col modelu socioeconómicu nel que vivimos, basáu en tal cúmulu d’inxusticies sociales que lu faen incompatible dafechu col ideal d’una fraternidad universal. Anque esto, naturalmente, ye una reflexón ya interpretación personal que yo fago más como ciudadanu que como historiador.

Rafael Velasco

Por enllazar un poco colo que plantegaba Sergio, creo que’l republicanismu en Xixón tien esa doble vertiente que fue, por un llau’l predominiu del republicanismu federal col sentíu más democráticu y plurinacional, que tamién implicaba, dalguna manera, una concepción del estáu que nun se da n’otros llaos y, dempués, con un entendimientu mui importante col movimientu obreru y col movimientu anarquista en particular. Eso fue una dinámica del XIX, pero tamién del XX, y de fechu, los republicanos que gobernaron nel Ayuntamientu de Xixón durante munchu tiempu, ehí tan les sos rellaciones cola CNT y col movimientu anarquista, que fueron estremadamente cordiales, a diferencia d’otros llugares. Y esa fue una tradición que d’una manera o d’otra caltúvose na izquierda xixonesa, a diferencia d’otres izquierdes d’otres zones d’Asturies y del estáu. Y eso caltúvose hasta tiempos recientes, porque en Xixón, esi espíritu integrador de la pluralidá de la izquierda, onde siempre hubo toles izquierdes posibles y por haber, anque nos últimos tiempos lo qu’hai ye munchu compartimentu estancu que responde bastante poco a la tradición de la izquierda de Xixón.

Por otru llau, yo entiendo’l conceutu de república más allá del cambiu de la forma de gobiernu estrictamente, y polo tanto de la elección del xefe del estáu, polo que república y republicanismu enllaza direutamente col conceutu de democracia. Pa min república y democracia ye lo mesmo, lo que pasa qu’equí tamién somos un poco víctimes de la pérdida de la batalla ideolóxica, sobre tou na mistificación que se da alrodiu de lo que fue la transición, onde paez que puede sese demócrata y non antifascista o non antifranquista, y entos demócrata ye Fraga o puede sese demócrata y non republicanu, porque nun s’acaba d’entender que’l conceutu de república va lligáu a un conceutu de ciudadanía mui determináu que conecta direutamente cola democracia ya dende la revolución francesa. Ya la defendieron los revolucionarios de 1789 y la cuestionaron los conservadores y los lliberales de la época cuando falaben d’aquello de la llibertá de los antiguos falando del pensamientu republicanu y democráticu, y de la llibertá de los modernos, ye curioso qu’esos términos tamién s’utilicen agora na batalla ideolóxica pa defender les posiciones lliberales.

Eso ye importante porque, si falamos del presente y del futuru, topámonos agora nun momentu clave onde podemos volver a poner el tema del republicanismu, la república y de lo qu’eso puede significar como un camín pa solucionar munchos de los problemes que güei esisten o como una salida frente a lo que creo que ye un deterioru absolutu de la lexitimidá del réxime que sal de la transición.

Camiento que güei, al marxen de qu’esiste una crisis mui importante del modelu de producción capitalista que nun se puede obviar, nel estáu español esiste una crisis de lexitimidá del réxime de la transición porque nun solucionó dengún de los problemes qu’había y otros agravólos.

Nun supo resolver el problema nacional y l’estáu de les autonomíes fai agües por tolos llaos y ta en constante cuestionamientu y en crisis dende la so formación, y nos últimos tiempos más, y cuando daquién plantega pasar o superar esi llímite, salen les vieyes pantasmes del espadón y la España del toro.

Y llueu hai una cuestión tamién de lexitimidá porque esa imaxen que se nos dio de la idílica transición y de qu’esta yera una monarquía barata, de qu’esta yera una monarquía austera, de qu’esta yera una monarquía campechana, va demostrándose cada día más que nun ye verdá dengún d’esos parámetros y empieza a cuestionase claramente que nin siquiera’l mitu lexitimador del 23-F puede funcionar.

Ya entama a decise, y non por cuatro llocos o por cuatro radicales, si non polos propios sectores de la intelectualidá del réxime que’l papel del rei nel 23-F nun ye’l que nos quixeron contar.

Y vivimos tamién nesa crisis fonda del capitalismu que va coincidir históricamente cola crisis de la sucesión, porque por bioloxía eso tendrá que producise más tarde o más temprano, y paez ser que la salú de Don Juan Carlos tampoco ye la más idílica. Polo qu’esti ye un momentu clave onde plantegar la cuestión de la república nel sentíu d’abrir un procesu constituyente, que ye l’apuesta que debería facese y nun tanto’l sustituyir el réxime como tal y lo que güei ye monárquico mañana conviértese en republicano, que ye otru riesgu posible, que pueda haber una opción de recambiu ante una posible crisis por parte de les élites dominantes, porque algo hai d’eso cuando dende ciertos sectores de la derecha, de El Mundo y de El Periódico faen una crítica feroz a ciertes coses de la monarquía.

Sí que ye posible que puedan articulase fuerces que cuestionen el modelu vixente y que se pueda canalizar eso escontra un procesu constituyente de cálter republicanu onde la soberanía la recupere’l pueblu y que pueda decidir la xente qué tipu d’estáu quier, qué tipu de forma de gobiernu, qué tipu d’organización territorial quier y too aquello que, nos años de la transición se nos furtó dafechu pol famosu consensu.

El futuru del republicanismu puede tar ehí y nesi procesu podemos confluyir xente que somos d’esi ampliu espectru del republicanismu y qu’impliquen varies corrientes ideolóxiques que tienen una matriz republicana.

Y esti momentu nel que tamos viviendo pon enriba la mesa, con toles salvedaes y con tolos debates que podríen dase, lo que ye “l’espíritu”, entre comilles, del 15-M y lo qu’el 15-M punxo encima de l’axenda política, la necesidá d’un procesu onde se recupere la soberanía pal pueblu.

Tamos viviendo entós un momentu históricu crucial y de la so resolución va depender, probablemente, la historia del Estáu Español pa otros trenta o cuarenta años, siempre y cuando la crisis del capitalismu nun lo lleve too por delantre y nos conduzca a escenarios tovía peores de tipu fascista o de fascismu actualizao a la época moderna.

Faustino Zapico

Bono, pues munches gracies a los ponentes y a partir d’agora abrimos la tertulia. A ver quien ye’l primeru en llanzase, o sinón, fáigolo yo mesmu.

Posiblemente’l títulu de la tertulia, “Republicanismu en Xixón. Ayeri y güei”, igual quedó un puquiñín pequeñu, y esplícome. Falar del republicanismu en Xixón lleva, inevitablemente, a falar del republicanismu digamos n’abstracto, n’Asturies, n’España y del republicanismu como corriente política.

Y una de les grandes traxedies que se dio na “santa transición” fue que nun hubiera quien reivindicara y actualizara la tradición republicana en Xixón y n’Asturies y, bono, nel conxuntu d’España cola esceición de Cataluña pola esistencia d’un partíu republicanu que yera Esquerra Republicana de Catalunya.

Los republicanos son los grandes damnificaos d’esa transición porque nel momentu que se llegaliza’l Partíu Comunista, el Partíu Socialista…, o eso que decíen que yera’l partíu socialista, la CNT, que nun tuvo muncha fortura pero que yera una corriente organizada que podía reivindicar una tradición anarquista y cultivala, anque nun llegara a capes mui grandes de la población, pero caltenía la so identidá y representaba un continuum, nel casu del republicanismu, eso nun ocurrió.

Y dase una situación bastante ridícula, porque, por exemplu, el discursu que tien bona parte de ‘la izquierda que ta a la izquierda’ durante la transición, vamos dicilo asina, nel fondu ye un discursu mui republicanu, y asina, el Partíu Socialista Popular, el so programa y la propuesta política que tien nel 77, ya inclúi la estracción social de la militancia y sobre tou de la dirección política, casi podría dicise que yera’l Partíu Republicanu Federal con otru nome. Lo que pasa ye qu’ellos nin lo sabíen.

Cuando apaez Unidá Rexonalista y entama a articulase’l discursu asturianista, había una tradición previa, la del republicanismu federal, pero en gran midida tampoco se sabía. Y, toos sabemos, que cuando l’asturianismu tenía qu’intentar sacar pechu remitiendose a otros tiempos, enfin, sacábase aquella horrible ‘Doctrina Asturianista’ que yera’l resultáu d’una coalición de carlistes y conservadores disidentes que metía bastante mieu, y que, por otra parte, coincide casi al cien por cien col discursu actual del nuestru ínclitu presidente Álvarez Cascos.

Entós, nesi sentíu, equí hubo una gran horfandá política, nun hubo quien caltuviera esa tradición republicana, anque había republicanos que lo yeren y nun lo sabíen. Podía dicíse incluso que, cuando nos años noventa s’articula’l discursu del pautu pol autogobiernu y la oficialidá y se propón una reforma estatutaria, anque mui estremada de la qu’al final se dio, munches de les reivindicaciones que se planteguen facíense ya cien años anantes, y, por ciertu, con un discursu munchu más radical del que se facía en dellos sectores autodenomaos nacionalistes. Y eso ye lo tráxico y lo ridículo.

Y en Xixón en particular ye más tráxico tovía, porque yera’l ñeru más fuerte y rompióse esi filu ‘tricolor’, esi filu republicanu, que nos llevó a la situación na que tamos agora.

Entós, ¿qué ye ser republicanu?, pues lo que dicía Rafa, nun ye únicamente dicir que nun se quier al rei, que se quier una república. Hai munchos tipos de republicanismu, pa ser republicanu nun fai falta ser d’izquierdes. De Gaulle, que nun yera de Xixón, ya lo sabemos, yera republicanu hasta les tranques, y yera un señor católicu y de dereches. Sarkozy ¿ye republicanu?… bono,… ta nello, ye un republicanu digamos que casi de transición al lliberalismu. Y llueu tenemos a xente como Berlusconi, qu’anque fuera primer ministru d’una república, toos sabemos que nun ye republicanu, ye autoritariu, ye un mandril viciosu y un plutócrata, pero, evidentemente, nun ye republicanu.

Y equí pasa lo mesmo, y precisamente un gran error del republicanismu que se dio fundamentalmente na última década, más que recrear o actualizar la tradición republicana fizo sobre too una especie de ‘revival’ de la esperiencia de la segunda república, faciendo ‘tabula rasa’ col tol republicanismu anterior en gran medida .

Y ¿onde hai más republicanismu? ¿en ximielgar la tricolor y namás?, que ta mui bien, o en reivindicar la renta básica, o reivindicar un procesu constituyente, o inclusu en bona parte de les reivindicaciones del 15-M hai un trasfondu republicanu, anque posiblemente nin lo sepan los propios miembros del 15-M, porque, al fin y al cabu, la reivindicación de la reapropiación del espaciu públicu, la reivindicación d’un modelu de sociedá onde esista un estáu que vele polos ciudadanos y que nun seya la llei de la selva, esi ye un discursu republicanu. Pero la gran traxedia ye qu’eso nun fue quien a articulase políticamente, y eso ye algo que tamos pagando, y que políticamente, por desgracia, como nun seyamos quien a facelo, vamos pagalo per munchu tiempu, porque, como dicía un compañeru, en política nun esisten espacios vacíos, lo que nun ocupes tu, acaba ocupándolo otru. Y, nun momentu en que les certidumes van esapaeciendo y el cuentu de la ‘santa transición’ ya nun cuela tanto, nel momentu de qu’eso s’esbarrumbe, lo que lo sustituya puede ser algo meyor, o como dicía Rafa, puede ser algo infinitamente peor.

Rafael Velasco

Enllazando con eso, creo que’l problema que tien la izquierda y los sectores progresistes en tol estáu ye’l de les ruptures históriques. A cada momentu que llega, paez qu’escaez tola tradición anterior como si nun viniese o fuera heriede d’ella, y hasta reniega d’ello, a diferencia de lo que fai la derecha.

L’otru día tuvimos equí una charla de Carlos Monedero, y falaba d’eso, de cómo la derecha de güei puede reivindicase como que vien de Cánovas del Castillo y personaxes d’esi tipu en sin caye-y l’alma a los pies, y plantegalo too como una non-ruptura de la so tradición anterior, incluyendo’l franquismu y el pensamientu falanxista, mientres que la izquierda ta faciendo permanentemente cortes y ruptures, y situando les distintes esperiencies nel campu del enemigu.

Esi ye un problema que tenemos, y por eso’l plantegamientu ideolóxicu ye tan débil, cuando realmente tenemos base abondo p’articular un discursu propiu. Ye lo que decía Faustino, hai plantegamientos bastantes pa dotar eso de conteníu, pero a veces quedámonos nel folklorismu de ximielgar la bandera tricolor, bono, la tricolor y toles banderes, porque casi tola izquierda peca d’esi tipu d’histories, y a lo meyor debate más de formes o de nomes que de conteníos.

Un asistente

Hai que tener en cuenta un factor que nun se comentó, y ye que la monarquía que tenemos agora fue programada pol mesmu franquismu. Juan Carlos ya yera l’heriede de Franco na xefatura del estáu, y cuando hubo la transición, les fuerces antifranquistes alcordaron o aceptaron que Juan Carlos fuera’l xefe del estáu dende unes perspectives democrátiques, pero en realidá, la monarquía que tenemos agora ye la que designó Franco. Y cuando analizamos lo que dixiste, que la derecha española arrógase tola tradición de la derecha decimonónica y casposa, ye que ye la mesma, nun sé quien se puede sorprender d’esto.

Na discusión monarquía-non monarquía, o monarquía-república, o monarquía-democracia, hai varios países europeos que gocen d’una democracia consolidada y que tienen monarquíes na xefatura simbólica del estáu, pero esi nun ye’l nuestru casu. Nosotros tenemos una monarquía que ye heredera del Franquismu. Esa ye la diferencia. Antes falose del papel que xugó Juan Carlos nel 23-F y ya hai datos que nos tan diciendo que la cosa nun yera tal como s’esplicó nel so momentu.

Y hai munches actitudes que demuestren que la so xefatura ye daqué más que simbólica.

Alcordémonos del famosu ‘por qué no te callas’ a Chaves, ¿quien ye él pa dicir al xefe de gobiernu d’otru estáu que se calle?, eso ye inadmisible y equí viose como una gracia en ciertos sectores, pero yo vilo como una demostración d’absolutismu, si nun-y presta lo que ta diciendo, que se vaya.

Otru asistente

¿Colo importante que fue en Xixón, por qué nun consigue’l republicanismu federal caltener una identidá propia en comparación col anarquismu o’l socialismu? ¿Nun ye capaz de desarrollar un discursu? ¿Llévalu’l tiempu por delantre, cuando se supón que podía crecer?

Sergio Sánchez Collantes

El federalismu nos años trenta en Xixón tenía pesu en términos relativos, en comparación. Si mires cual yera la situación del vieyu republicanismu federal de Pi i Margall n’otros llugares d’España y lu compares con Asturies, resulta qu’en Xixón, llegaron a tener inclusu conceyales nel ayuntamientu, paecía daqué anacrónico teniendo en cuenta que, d’aquella, nin siquiera aquella república yera federal, pero yo creo que, anque nun conservara la fuerza que tenía, teniendo en cuenta cuales yeren les bases sociales del federalismu, que sobre too yeren y fueren clase obrera, el federalismu desempeñara históricamente un papel importantísimu na politización d’esa masa de trabayadores, que llegó un momentu en que se cansaron de promeses, de bones palabres y d’ horizontes que nunca llegaben. Porque al final lo que proponía’l republicanismu no dexaba de ser una reforma gradual y necesaria, y la solución de ciertos problemes que nun podíen seguir arrastrándose más tiempu ensin carecer graves conflictos sociales.

El federalismu, nel casu d’Asturies, simplemente fizo’l so papel, nel sentíu que’lmovimientu anarquista y socialista qu’hubo, en sin el federalismu del sieglu XIX, nun fuera tal. Y esa delda inclusu la reconocieron anarquistes de principios del novecientos. Hai que ponese también nel pelleyu d’aquellos obreros federales: llega un momentu en que te pueden tar falando de la república como de la redención, de que cuando llegue too va ser una maravía, pero’l casu ye que pasen décades y nada, xeneración tres xeneración. Igual que cuando la desamortización se falaba del repartu de tierres, pero los xueces fallaben a favor del propietariu, y a los campesinos nada, y convirtiendo derechos xurisdicionales que teníen sobre determinaes tierres en propiedá qu’enxamás fuera d’ellos. En bona midida, esi trasvase escontra’l socialismu o l’anarquismu que terminaron faciendo munchos obreros, nun dexaba de ser una consecuencia lóxica a tantu desengañu.

Y si tu vives nel Xixón de primeros del sieglu XX, y anque puedas simpatizar con Pi i Margall, y de fechu los anarquistes siguien rindiendo velaes necrolóxiques nes que taben emocionaos, casi llorando, con un retratu de Pi i Margall detrás, y puedas venerar lo que representó’l federalismu, nesa época munchos creyíen que lo que representaba realmente la redención yeren los postulaos del anarquismu.

Los xuraos mistos y lo que güei llamen la negociación colectiva ye una idega del republicanismu ya dende’l sieglu XIX. Y la fraternidá, y que nun puede haber llucha de clases, qu’hai qu’entendese, sentase nuna mesa, consensuar salarios… too eso ya bien nel sieglu XIX, pero llega un momentu en que la situación faise insostenible, nun puedes dici-y a un obreru que vive ehí amontonáu nuna ciudadela de la cai Capua de dos por dos, que trabaye dieciséis hores y que se lleve bien col patrón. Llega un momentu en qu’odia. La llucha de clases nun ye daqué que se diga en sin más. Ye mui difícil que nuna población con miles y miles d’obreros trabayando en determinaes condiciones sigan militando nel federalismu dempués de décades nes que nun cambiaba nada. Ye mui difícil que seyan federales. Inclusu’l federalismu que queda ye mui difícil que caltenga la base obrera que tenía años antes. Cola crispación qu’había…, la guerra civil nun españó porque sí, alzamientos militares tien habío munchos n’España, pero nunca desencadenaron lo que se desencadenó nesi momentu.

Un asistente

Nun ye casualidá qu’en Xixón hubiera un fuerte republicanismu federalista y dempués hubiera un anarquismu potente, porque, por exemplu, en Barcelona pasó igual, primero hubo un movimientu federalista mui fuerte y llueu, nel sieglu XX, hubo tamién un anarquismu mui fuerte.

Pa min ye como dices. Quiciavis en determinaes condiciones sociales y polítiques, el republicanismu nun fue quien a conectar coles necesidaes de la clase obrera. Y la clase obrera dotóse d’otros movimientos políticos o reivindicativos diferentes, porque yeren más de llucha, más radicales.

El republicanismu nel sieglu XIX, en delles coses yera más reivindicativu que’l propiu PSOE nel so orixe, pero llueu, entraos nel sieglu XX y coles condiciones polítiques y económiques que se vivieron equí, claro, nun supo siguir na vanguardia.

Pa min ye mui sintomático qu’una ciudá obrera, la ciudá obrera por excelencia d’Asturies, como ye Xixón nesa época de los inicios del sieglu XX, y la ciudá obrera por excelencia, como yera Barcelona, nes dos, hubo un movimientu republicanu federalista a finales del sieglu XIX y un anarquismu potente nes primeres décades del sieglu XX. Eso nun ye por casualidá.

Sergio Sánchez Collantes

Y otra cosa aparte, nos años cincuenta, cuando’l PCE trata ya de cambiar d’estratexa y buscar la coordinación con otres fuerces antifranquistes, según un trabayu del historiador Rubén Vega, había federales nel Natahoyo, equí en Xixón.

Anque tamién ye verdá qu’hubo republicanos federales que vascularon pal otru llau, y qu’acabaron cercanos al réxime.

Ye que’l federalismu siempre buscó no de la fraternidá, nun solo una idega utópica, y llega un momentu que, en sin cambiar el discursu, pretender seguir entusiasmando a les mases falando de paz social, cuando hai coses que nun avancen, y cuando ves qu’hai xente que vive na miseria …, ye que la violencia paez inevitable, porque ya nun creyes nel mesmu rollu que ya te contó to padre.

Cada vez qu’había un ‘banquete’, lleíes la crónica nos periódicos republicanos ya insistíen na cantinela del médicu col industrial y l’artesanu, coldu con coldu, y, bono, esa paz social igual ye sostenible güei nun país con menos probeza y con diferencies sociales menos abismales, con un buen estáu del bientar. Pero, nun análisis global, veriase claramente qu’esos requexos de paz social constituyen espeyismos. Puede creyése qu’hai ciertes coses que son universalizables, pero lo que nun ye universalizable ye la sociedá de consumu imparable que nos venden a nosotros

Por eso’l propiu conceutu de fraternidá del republicanismu, pa la xente que se considera republicana güei, si reflexona y ye consecuente, tien que lleva-y inevitablemente a cuestionar puntos del sistema socioeconómicu que la xente del sieglu XIX nun cuestionaba porque realmente creyía que yera posible y sostenible mundializar el bientar, por dicilo en palabres actuales: n’aquella época el conceutu de xusticia social nun implicaba seis mil millones de persones yendo en coche a trabayar y xenerando tonelaes de residuos a diario.

Rafael Velasco

Por enllazar colo que se plantegaba anantes de por qué la derecha n’España nunca fue republicana, en sin prexuiciu de que yo sí creyo que puede haber seutores de la derecha que busquen una salida de tipu republicanu, anque d’un republicanismu mui distintu del que nosotros podemos tar pensando, porque republicanu podía ser hasta’l pensamientu falanxista.

Pero bono, la derecha nunca fue republicana nel Estáu Español porque sería dir contra la so propia esencia, a diferencia d’otros llugares, pola propia historia d’España. La formación d’España, tal como se fue configurando, va indisolublemente xunía a la monarquía. Y tamos güei nel estáu que tamos, que nun vivió un procesu de constitución de nación integrada, como pudo vivir l’estáu francés, precisamente porque quien fue un frenu fundamental fue la propia monarquía. Quien frenó les ansies lliberadores que se pudieron dar en Cádiz fue la propia monarquía, y además, esta monarquía, esta dinastía, nun otra. Y quien la torna a frenar cuando la primera república ye esta monarquía tamién.

La vinculación entre la oligarquía y el modelu de cómo se fue construyendo España como estáu lligáu a la monarquía. Dende siempre tronu y altar fue’l gran binomiu del XIX y del XX y en parte del XXI.

En Francia, entre otres coses, tuvieron una revolución que fue sobre la que se construyó esi estáu. Inglaterra, teniendo una monarquía, hubo procesos nos qu’esa monarquía conectó colos sectores más avanzaos. Pero n’España eso nun fue posible, y dempués, además, lleguen los cuarenta años de franquismu, y a diferencia d’otros países, onde sí hubo una derecha antifascista que vivió la derrota d’esi fascismu y la formación de repúbliques que lu sustituyeron, como Alemaña o Italia, n’España nun se da, porque la derecha franquista reconviértese a si mesma cola propia monarquía. Ye impensable por tanto que pueda haber güei una derecha republicana al estilu europeu porque sería romper con tola historia de la derecha española.

Faustino Zapico

Toi d’alcuerdu con delles coses de les que dixísteis anantes, pero non demasiao. Respeutu al pesu del republicanismu, concretamente equí en Xixón, nos años trenta, hai munches coses que matizar. Nes elecciones del 31 salen once conceyales federales, que nun son unu nin dos, ye’l grupu republicanu más fuerte dientro de la coalición que gana les elecciones. Y cuando, nesi mesmu añu, son les elecciones a cortes, los federales d’Uviéu acepten el puestu que-yos da la coalición ente’l  PSOE y los partíos republicanos, pero los federales de Xixón non, y preséntense nuna candidatura aparte con sindicalistes agrarios que gana les elecciones en Xixón. La derecha abstúvose, y posiblemente munchos de dereches votaron a los federales anque solo fuera por h.oder a la coalición de republicanos y el PSOE, pero neses elecciones, esa coalición sacó n’Asturies dos tercios de los votos y la coalición federal-agraria de Xixón sacó’l venti cincu por cientu, o seya, en Xixón ganó. ¿Que bona parte del votu fuera prestáu? De xuro, el votu prestáu de la CNT. Pero tamién cayemos nel error de considerar que tolos que taben na CNT o simpatizaben cola CNT yeren anarquistes, que tampoco ye verdá.

Vamos ver, el propiu partíu federal llevaba un intentu de radicalización y de conectar cola masa de la CNT dende años atrás cola figura d’Eduardo Barriobero, que yera abogáu de CNT en Barcelona y militante del partíu federal dende los catorce años, yerarioh.anu, nun yera asturianu, pero presentóse en 1918 a diputáu por Xixón, y nun salió polos pelos.

Cuando, na segunda república llega’l partíu federal, el problema ye que’lpartíu federal ruempe, ye una tradición que ya vien de la primera república, ye lo de los famosos benévolos y los intransixentes, los que siguíen una llínia política digamos que más pautista, qu’intentaben llegar a alcuerdos con otros partíos republicanos, inclusu col partíu socialista, y el seutor más radicalizau que lo que defiende ye convertise nel brazu políticu, por dicir, de la CNT.

Y eso, equí en Xixón ruempe en dos, y, amás, había otros partíos republicanos compitiendo pol mesmu espaciu, y tamién taba’l partíu socialista intentando facese un furacu. Y llueu la gran traxedia ye que nel añu 34 los republicanos, federales y non-federales, tan ausentes na revolución.

Quitando la sección de Grau, onde’l presidente del comité revolucionariu yera un republicanu federal, y que, por ciertu, fai publicar el bandu más macarra de la revolución. Eso ye un datu qu’hai que tener en cuenta.

Pero lo gordo ye que cuando llega l’añu 36 y se monta’l frente popular, la orde que vien de Madrid, de Manuel Azaña, ye: “republicanos federales en denguna candidatura”, nin n’Asturies nin en dengún sitiu. Porque Azaña odiaba a los republicanos federales, y a Barriobero especialmente.

Y nes actes de los republicanos federales, cuando son les negociaciones pa constituir el frente popular, vese cómo s’aconceyen col PSOE y col PCE y los dos dicen lo mesmo: “sí, equí en Xixón sois munchos, sois la hostia y cayeisnos mui bien, pero hai orde de Madrid de que los republicanos federales nun puen tar nes candidatures”. Y, claro, tamos falando de dos partíos, porque nun acababen de xuntase otra vegada, que nun tan nel frente popular, y que nun podíen competir col frente popular, polo tanto queden absolutamente fuera de xuegu. Y cuando llega la guerra civil son ya la solombra de lo que fueron, ¡pero siguen esistiendo!, y tovía se detecta na prensa de Xixón, nel diariu Avance, les reuniones del partíu republicanu d’izquierda federal, que yera una de les dos corrientes, que llueu acabaron xuntándose nel 38 en Barcelona, llamando a la movilización y a la guerra, y calteniendo tovía viva la llama.

Y n’Uviéu, nel barriu de Santo Domingo,  hai constancia d’aconceyamientos de republicanos federales hasta los años sesenta.

Bono, una cosa del federalismu ye que pola propia composición social de los sos miembros, tampoco yeren demasiao daos al heroismu. Esi espíritu militante de sacrificiu que sí tuvieron anarquistes y comunistes durante’l franquismu faltó-yos a los republicanos. Anque tamién sabemos que’l partíu socialista tampoco ye que se matare muncho.

Equí en Xixón, nos años sesenta, dixéronme que yeren nueve los socialistes, nueve y non más, y d’esos, siete ya nun tán, asina que toos esos que tan agora y que dicen que yeren del PSOE dende antes de que se fundara, a ver qué pasa con ellos.

Pero, bono, sí que ye verdá que los partíos d’estracción más obrera caltuvieron un continuum militante y un nivel de sacrificiu que’l republicanismu d’estracción burguesa nun taba dimpuestu a siguir.

Entós xuntáronse una serie de factores que ficieron que cuando muerre Franco, la memoria republicana, federal y non-federal ta direutamente esapaecía, cola esceición, como comentábais anantes, de Cataluña, onde aparte d’esi componente republicanu, hai otru componente más, que ye’l componente espresamente nacionalista ya identitariu qu’equí n’Asturies nun se da.

Rafael Velasco

Esquerra Republicana güei nun ye un partíu estrictamente republicanu, n’Esquerra axúntense un seutor de corrientes de la izquierda y de la implosión del PSUC y d’otros partíos inclusu d’estrema izquierda que faen que nun seya un partíu con un republicanismu como yera’l republicanismu catalán d’anantes.

Faustino Zapico

Pero un datu, podía dicise qu’Esquerra Republicana esistía cuando’l franquismu. Yera poca cosa pero esistía. Y nel 77 Heribert Barrera ye diputáu gracies a una coalición col PTE, porque de xuru que por ellos solos nun l’hubieren sacáo, pero taben, esistíen.

Mientres que nun hai un republicanismu organizau como tal n’Asturies y nel conxuntu del Estáu hasta l’añu 79.

Sergio Sánchez Collantes

Y tamién s’escaez a veces qu’esistíen formaciones que nun taben llegalizaes. Fuerces como izquierda republicana y otres nun taben llegalizaes. Idealícense muncho les primeres elecciones democrátiques del 77, pero d’aquella una parte importante de la izquierda taba illegalizada.

Faustino Zapico

Taben prohibíos tolos partíos que d’una manera u otra puxaben pola transición, que son los partíos espresamente republicanos, los de la izquierda, digamos radical y los carlistes, por diferentes razones pero tamién porque nun cuadren cola monarquía de los borbones.

Sergio Sánchez Collantes

Y, en sin embargu, cuando fue l’aniversariu de los trenta años de les primeres elecciones democrátiques falóse muncho de lo democrátiques que yeren, cuando había un montón de fuerces que nun pudieron concurrir.

Rafael Velasco

Cuarenta senadores de designación real…

Sergio Sánchez Collantes

Tengo un suplementu de El Mundo que salió cuando los trenta años de monarquía de Juan Carlos que se titulaba “El primer rey demócrata” y salía dientro una llista de los reis d’España dende antes de los reis católicos, y nun faltaba ún, salía hasta Luis I que fue ún que reinó seis meses, taben toos salvo Amadeo. Y si hai un rei que, con tolos matices, merezca’l nomatu de demócrata y constitucionalista yera él, que cuando pudo usar, por exemplu, la so prerrogativa de disolver les cortes, negóse a facelo, y eso, en 1872, sí tenía méritu facelo. Nos tiempos actuales, cenciellamente ye lo que se lleva, al menos discursivamente.

Rafael Velasco

Eso tien tamién que ver con esa identificación de la dinastía col país. Ellos, que non una monarquía estranxera n’orixe, conciben que son la única. La monarquía que por destín universal va lligada a esti país, católicu y borbónicu. La reserva espiritual.

Sergio Sánchez Collantes

Un datu curiosu d’esti Amadeo ye que los propios republicanos, non naquella circunstancia, pero andando los años, tenienlu n’alta estima. Nun dexaba de ser un rei votáu poles cortes que nun tien nada que ver col que tenemos. Porque, claro, que te metan nun mesmu paquete llibertaes y rei nun ye lo que pasó entonces, qu’andaben buscando un rei y lu votaron. Y encima nun-y gustaben los toros.

Y, de fechu, creo que la lexitimidá piérdese al pasar los años por una cuestión biolóxica, porque munchos de los que votaron nesi referéndum ya nun viven, mientres que viven otros munchos que nun votaron. Tola xente que d’aquella, y yo métome nel sacu, nun sólo ye que yéramos menores d’edá, si non que nin naciéramos tovía. Llega un momentu en que se pierde la base social na que teóricamente s’afita esa lexitimidá.

Pero ¿qué mieu hai? Si se cree realmente que la monarquía tien un sofitu mayoritariu n’España, que se faga un referendum, que se convoquen unes constituyentes y que seya a lo que tenga que ser.

Un asistente

Una última cosa. Cuando Pi i Margall fala de les nacionalidaes, ellí apaez Asturies espresamente, a l’altor d’Euskadi, Galicia… y al final del XIX Asturies tien un proyeutu constitucional, inclusu con referencia espresa al tema idiomáticu. Digamos que d’aquella tamos en primera, tamos ehí colos d’arriba, y de pronto cayemos, y ya nun tamos nin en segunda. ¿Quién fue culpable d’eso? El mantra que se repite nel asturianismu ye que nun hubo una burguesía asturiana con intereses que desarrollara un discursu, val, pero ¿por qué a partir del republicanismu federal nun de desarrolló un asturianismu averáu a esa corriente ideolóxica?

Sergio Sánchez Collantes

Yo creo que Pi nun distinguía entre primera y segunda, él simplemente creyía en toles rexones, mencionando les llingües como un fechu diferencial más que fundamentaba la esistencia d’esos estáos rexonales, pero non que suplantaran o que fueran naciones distintes a la española.

Incidiendo nesa diversidá, él parte de la nación española, pero a la mesma vegada cai na contradicción de falar de la necesidá de creala mediante pactos.

Bono, si hai que creala, ¿hai qu’entender que nun existe o qué pretendía decir?. Ye un poco contradictorio, pero, de fechu, na convocatoria nel proyeutu de constitución n’Asturies, menciónase la llingua por exemplu. Y eso llama l’atención. Igual que n’otros proyeutos tamién llama l’atención lo del votu de la muyer.

Faustino Zapico

El federalismu que defiende Pi i Margall nun ye un federalismu identitariu. Ellos entienden la identidá como un elementu que ta ehí. Y además, cuando defende’l derechu a la secesión diz que, al fin y al cabu, si les rexones quieren ser naciones, ya que lo fueron primero, por qué nun van poder volver a selo si quieren. Porque él identifica nación con estáu direutamente.

Podría dicise que’l gobiernu federal siempre dixo lo mesmo, inclusu na segunda república, los federales voten en contra del estatutu catalán porque entienden qu’eso tien que ser pa toos a la vez, y polo tanto dicen que l’ estatutu catalán ye discriminatoriu, porque sólo se da en Cataluña, mientres que la forma razonable de facelo ye mediante un pautu entre tolos territorios que, voluntariamente, constituyen la nueva república.

Y equí lo que pasó fue qu’un discursu identitariu políticu fue por un llau y un discursu identitariu cultural fue por otru y nun llegaron a confluir.

Pero eso pasó en realidá na mayor parte de los territorios, pero que sí acabaron confluyendo, pero fuera del  federalismu, nun movimientu nacionalista espresu. Ye lo que se dio en Cataluña y nel País Vascu, y, de forma más tardía, pero tamién s’entama a dar en Galicia.

Pero equí nun llegó.

Sergio Sánchez Collantes

Naquel contestu, lo importante yeren los derechos, los derechos y l’autonomía entendida como’l poder esfrutar d’una serie de derechos qu’aquella monarquía nun te daba.

Por exemplu, al discutise’l proyeutu de constitución que s’aprobó equí n’Asturies, ún de los presentes faló de nacionalidá asturiana, y en Cataluña tamién se facía esa distinción ente nación y nacionalidá, pero en sin ánimu separatista nin nada, simplemente faciase equivaler a la nación española polo que yera l’estáu federal y la nacionalidá a cada estáu rexonal como componentes d’esa federación. De lo que se trataba yera de que se reconocieren el mayor númberu de derechos, derechos civiles, políticos…, pero non a qu’ún quiera más derechos qu’otru.

Un asistente

El republicanismu siempre fue favorable a les señes d’identidá de cada sitiu, pero nun tolos que defendíen les señes d’identidá defendíen modelos federalistes. Por exemplu, neses décades hubo un partíu mui fuerte en Cataluña que se llamaba la Lliga Rexonalista que defendía toles señes d’identidá catalanes pero políticamente yera monárquicu.

Inclusu me paez qu’equí n’Asturies hubo partíos con un componente asturianista pero que nun yeren federalistes, simplemente reivindicaben los aspeutos culturales propios.

Entós, una cosa ye’l federalismu y otra les señes d’identidá. Inclusu nel mesmu republicanismu tamién había postures diferenciaes.

Otru asistente

Col pesu que tenía’l republicanismu equí en Xixón, según decíais, en sin embargu, nel to llibru “Sediciosos y románticos”, de Xixón nun fales muncho, fales de Trubia, de L.lena… ¿qué pasa, qu’equí nun hubo sediciosos?

Sergio Sánchez Collantes

A ver, el llibru esi llimítase a llevantamientos armaos, y nel sieglu XIX, bono, en Xixón hubo una trifulca onde morrió un carabineru, y eso menciónolo, pero realmente nun se sabe mui bien lo que pasó.

Y tamién ye verdá qu’a los primeros sitios a onde mandaron a la Guardia Civil como medida disuasoria fue a Xixón, y cito un testimoniu nel que reclamaben l’envíu de de guardias civiles d’equí a nun sé qué ciudá, y decíen los del ayuntamientu que si se diba la Guardia Civil igual españaba algo gordo.

Lo que se puede documentar ye que a lo llargo del sieglu XIX el componente más llevantiscu del republicanismu tuvo nes Cuenques, tuvo na fábrica de Trubia, nos conceyos ya inclusu n’Uviéu, más qu’en Xixón. Anque ye difícil esplicar por qué.

Faustino Zapico

Bono, tenemos qu’ acabar. Agradecer a tolos presentes la participación y quedamos a la espera de la prósima tertulia.

Deja un comentario

Archivado bajo Tradición republicana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s